Tipografías sans serif para títulos y elementos gráficos

Tipografías sans serif

Tipografías sans serif para títulos y elementos gráficos

¿Cuáles son las mejores tipografías sans serif para emplear en los libros? ¿Qué factor hace que nos decantemos por una fuente y no otra para nuestras publicaciones y piezas gráficas? En esta entrada pretendo que conozcas un poco más sobre las tipografías sans serif en relación con el diseño editorial y la edición y publicación de libros.(*)

La Tipografía es una ciencia y, como tal, abarca el estudio de las fuentes y las familias tipográficas. La tipografía es el reflejo de una época y su diseño evoluciona según el paso del tiempo. Por ello, encontramos una gran variedad de fuentes agrupadas en grandes conjuntos: serif, sans serif, script, graphic y monospace.

Aunque tipografía y fuente no son sinónimos, todos comprendemos perfectamente, sin equivocación, a qué nos referimos cuando hablamos de “una tipografía para un libro” o “elegir la tipografía principal de un documento”. Por tanto, utilizaré uno u otro término para referirme a un tipo de letra, de forma indistinta.

En esta entrada haré mención a las tipografías sans serif, sin serifa, lineales, paloseco o de palo seco. Puedes encontrar información sobre ellas en bibliografía del diseño gráfico y editorial con cualquiera de estas denominaciones.

Aplicación de las tipografías sans serif

Las tipografías sans serif son ideales para títulos, epígrafes, tablas y gráficos y, por supuesto, para ser utilizadas en las cubiertas de los libros. También en el texto de contracubierta, ya que es un texto compuesto por dos o tres párrafos, y en piezas gráficas.

En un libro, las tipografías sans serif pueden combinarse perfectamente con las serif. Estas últimas pueden estar destinadas a los bloques de texto grandes, como ser los párrafos, y las primeras a elementos que acompañan a esos párrafos, tales como tablas, gráficas, cuadros, figuras, ilustraciones, etc.

Hay publicaciones que por su naturaleza contienen muchos elementos gráficos y en este caso las fuentes paloseco nos echan una mano en el proceso de maquetación. Ejemplos son los informes anuales de una empresa, los manuales de procedimientos, los informes sectoriales y las tesis o tesinas. Son documentos donde podemos encontrar tablas anchas y largas que se resisten a entrar en una sola página o figuras con múltiples señalizaciones y aclaraciones. En este caso, el empleo de una tipografía sans serif nos facilitará el trabajo, ya que podremos ponerla en un cuerpo menor y su legibilidad no se verá afectada.

Resultado de imagen para Tipografías sans serifSi bien el tipo ideal de fuente para textos largos es una serif, anteriormente he afirmado que cada vez encontramos más libros impresos con una tipografía palo seco como fuente principal, aplicada en los párrafos de todo el libro. Estos libros encajan en el género de no ficción y, por lo general, son libros prácticos que explican un tema paso a paso o que pretenden desembrollar y solucionar alguna inquietud o problema del lector.

Así, podemos toparnos con títulos sobre gestión de empresas, negocios y finanzas; de salud, bienestar y autoayuda, como también de marketing y formación, diseñados al completo con tipografías sans serif. Incluso en algunos de ellos se mantienen características propias de la escritura digital, como ser la línea en blanco entre los párrafos y el destaque de palabras o expresiones en negritas.

Resultado de imagen para Tipografías sans serifDesde mi punto de vista, esta tendencia de maquetar todo el libro con tipografías sans serif se debe a que nos vamos acostumbrando cada vez más a leer en clave digital, y hay editoriales que apuestan por plasmar esta tendencia en los libros impresos.

Además, porque el contenido nació digital y transformarse en un libro impreso no es más que una consecuencia. Tal es el caso de textos publicados en blogs o en redes sociales que luego son compendiados y transformados en contenido para formato libro. O bien porque el contenido no requiere de tanto texto, como en el caso de los cómics, libros infantiles y libros ilustrados. Porque el mismo contenido se utiliza tanto para un formato impreso como uno digital (ebook, aplicación, etc.) aunque para libros digitales, sobre todo de ficción, se continúe eligiendo tipografías serif. En casos donde el contenido es reducido también ayuda a ganar páginas y hacer el libro más extenso.

Si quieres conocer nuestros servicios continúa aquí

Gracias por acompañarnos en este artículo, recuerda compartir y darla LIKE!

Deja un comentario